Receta Sopa de Cangrejo

Sopa de Cangrejo

Así como el resto de las regiones de Colombia tienen sus platos típicos, reconocidos a nivel nacional e internacional, las regiones costeras Caribe y Pacífica tienen una gastronomía exquisita basada en productos del mar. Sopas, arroces y platos principales hacen uso de la variedad de pescados y mariscos para producir una gastronomía rica en aromas y sabores.

Muchas de ellas tienen su origen en platos preparados tradicionalmente por la gente humilde de estas regiones. Uno de los platos que no puede dejar de nombrarse en la cultura culinaria de las costas colombianas es la sopa de cangrejo. De esta receta se consiguen tres variantes, basadas todas en el uso del cangrejo como ingrediente principal.

La de la costa pacífica o guapi

Ingredientes

– 12 cangrejos

– 10 tazas de agua

– 1 libra de papas pastusas, peladas y picadas

– 4 plátanos verdes, pelados y cortados en trozos con la mano

– ½ taza de hogao

– 2 tazas de leche de coco espesa

– 2 hojas de chillangua picadas

– Sal y pimienta al gusto

Preparación

En suficiente agua, se ponen a hervir los cangrejos por 10 minutos. Pasado este tiempo, se sacan, se les parte el carapacho y se retira, guardando la carne en parte del hogao. Por otra parte, se fríen o se asan los plátanos, se machacan y se agregan al resto del hogao para que se cocinen por 10 minutos más.

En el agua en la que cocinaron los cangrejos, se agregan las papas junto con la chillangua, la sal y la pimienta para que se cocinen durante 20 minutos. A esta preparación se le agregan los plátanos con el resto del refrito, la leche de coco y la carne de cangrejo. Se termina de cocinar a fuego bajo, tapado, durante 10 minutos más. La forma de servirlo es con arroz blanco.

Una variante con maní tostado

Ingredientes

– 4 o 5 cangrejos grandes

– 1 taza de hogao

– 5 plátanos maduros

– 60 gramos de maní tostado y triturado

– 1 taza de leche de coco espesa

– Sal, comino y pimienta al gusto

 Preparación

En el fondo de una olla se colocan rodajas de plátano maduro y sobre ellas los cangrejos bien lavados. Sobre los cangrejos se añade el hogao y toda la preparación se cubre con suficiente agua. Se lleva a ebullición, se baja el fuego a intensidad media-baja y se deja cocinar por una hora. Al cabo de este tiempo, se le agrega el maní triturado y la leche de coco. Se lleva a ebullición por 10 minutos más. Finalmente, para el emplatado, pueden usarse partes de la carne del cangrejo.

La más caribeña

Ingredientes

– 1 kg de carne de cangrejo

– 1 kg de rabo de cerdo o pigtiel

– ½ kg de yuca

– ½ kg de ñame

– ½ kg de papas

– 1 cebolla roja

– 2 plátanos verdes

– 1 taza de harina

– 1 taza de leche de coco

– Ajo, albahaca, pimienta y sal al gusto

Preparación

Su forma de preparación es tan sencilla como en las recetas anteriores. Se inicia hirviendo el rabo durante unos cinco minutos de forma de eliminarle la sal. Aparte, se hierve el plátano cortado en trozos y se le añade el rabo para que se cocinen durante unos siete minutos. Se añade la patata, el ñame y la yuca hasta que se ablanden. Se finaliza agregando la carne del cangrejo y el resto de los ingredientes, incluyendo la leche de coco. Se le da un hervor final antes de servir.

Receta Cuy Asado

Cuy Asado

El cuy es un roedor; un animal pequeño, entre conejo y ratón grande. De ahí el nombre que le dieron los españoles al llegar a América de «conejillo de Indias». Este plato forma parte de la gastronomía andina indígena tradicional, desde Bolivia hasta el sur de Colombia. Se considera un plato exótico porque en algunas casas el cuy se cría como una mascota.

En su región de origen en Colombia, correspondiente al actual departamento de Nariño, es un plato muy apreciado, sobre todo en ocasión de celebraciones importantes. A diferencia de otros platos de la gastronomía colombiana, que tienen variantes en las diferentes regiones del país, el cuy está casi exclusivamente ligado a la región nariñense. Sin embargo, comienza a ofrecerse en la carta de muchos restaurantes de las grandes ciudades como uno de los platos más costosos.

La producción actual de cuy

Debido a la demanda creciente del cuy en la alta cocina, las poblaciones andinas nativas han comenzado a criar el cuy en granjas, engordándolos con grama y granos hasta que alcanzan el peso adecuado, algo más de un kilo. La cría es relativamente sencilla, pues además su ciclo reproductivo es corto. Luego lo procesan de la forma tradicional, como explicaremos más abajo, y lo venden a los restaurantes ya listos para asarlos.

Lo más vistoso, su presentación en la mesa

A pesar de los cuidados iniciales que deben seguirse para preparar el cuy, el ritual más vistoso es su presentación en la mesa. Primero, una entrada hecha a base de las vísceras acompañadas con maíz pira. Luego, se sirve la carne, blanca y jugosa, acompañada de papas asadas y ají de maní. Sin embargo, lo más preciado de todo es el cuero, que debe quedar crocante. Para conseguir ese punto ideal, el cuy debe ser preparado el mismo día.

Ingredientes para el cuy asado

– Un cuy por persona

– Ajo

– Sal

– Cominos

– Papas

– Palomitas de maíz

Para el ají de maní

– 2 ajíes rojos

– 1 cebolla larga

– Agua

– Sal

– 2 huevos cocidos

– Cilantro

– Maní tostado

Cómo preparar el Cuy Asado

A pesar de la simplicidad que puede representar el asado como forma de cocinarlo, su preparación previa y todo el ritual que se sigue para servirlo lo convierten en un plato que requiere conocimiento para prepararlo. Generalmente, este conocimiento es transmitido de padres a hijos siguiendo una tradición.

En la cocina rural, el proceso incluye eliminarle el pelaje valiéndose de agua hirviendo y abrirlo con cuidado para retirar las vísceras sin que se rompan. Se guardan las vísceras para la preparación de la entrada. Otro secreto es saber adobarlo con las cantidades necesarias de cominos, ajo y sal; se recomienda adobarlo, al menos, la noche anterior. Finalmente, se asa en fogata o en horno hasta que esté dorada la piel, generalmente más de hora y media.

Preparación del ají de maní

Los más tradicionales lo muelen en la piedra, aunque por comodidad también puede molerse en el procesador de alimentos. Se deben lavar los ajíes y eliminarles las semillas; se colocan en el procesador junto con la cantidad de agua necesaria para que se muela y que no quede muy líquido ni muy espeso. Se le agrega sal al gusto y se procesa. Ahora se agrega el maní y se vuelve a procesar. Fuera de la procesadora, se le adiciona huevo duro picado en pequeños trocitos, cebolla también picadita y cilantro al gusto.

Tal vez no es de los platos más atractivos a la vista, ¡pero es delicioso!

Receta Arroz Atollado

arroz atollado

El arroz es plato de consumo diario en casi toda Latinoamérica, bien sea como acompañante de otros platos principales o como el protagonista de algún plato completo. En Colombia también es uno de los elementos indispensables en su gastronomía.

Una de las recetas a base de arroz más conocida es el arroz atollado. Este es un plato típico de la gastronomía del Valle del Cauca, aunque existen algunas variantes como el arroz atollado santandereano. El propio arroz atollado valluno puede prepararse cambiando algunos de sus ingredientes.

Su origen se remonta a la época de la colonia y se considera derivado de la paella española. En un principio, se preparaba con tollo, un pequeño tiburón que se cocina ahumándolo; de ahí proviene su nombre.

También se utilizaba carne de aves silvestres que se cazaban en la época de siembra y de cosecha. Posteriormente, se le adicionaron pollo, carne de res y de cerdo. En el arroz atollado, lo básico es combinar vegetales con distintos tipos de carne y el arroz. Para algunas personas es indispensable que lleve longaniza y costilla ahumada. Su consistencia debe quedar más bien como un asopado.

Cómo preparar un buen arroz atollado valluno Ingredientes (para 8 personas)

– 2 tazas de arroz

– 4 tazas de consomé de pollo

– ½ libra de longaniza

– ½ libra de tocino

– 6 salchichas americanas

– 1 libra de costilla de cerdo ahumada

– 1 pechuga de pollo desmenuzada

– 3 pimentones rojos cortados en tiras

– 3 cebollas largas

– 3 cebollas cabezonas cortadas en tiras

– 2 tomates maduros

– ½ libra de zanahorias cortadas en tiras

– ½ libra de habichuelas cortas a lo largo

– ½ libra de arvejas verdes

– 1 libra de papa amarilla o de papa criolla

– 4 dientes de ajo

– Sal, pimienta, cominos y achiote al gusto

– Cilantro

– ½ litro de aceite

Manos a la obra

– Lo primero, se prepara un hogao con las cebollas, los pimentones, el tomate, el achiote, la pimienta, ajo, sal y cominos, y la mayor parte del aceite, reservando unas cuatro cucharadas para preparar las carnes.

– En el resto del aceite, se doran primero los cortes de cerdo y, una vez dorados, se retiran del aceite. Igual se hace con las longanizas y las salchichas. Finalmente, se dora el pollo. Se terminan de cocinar todas las carnes en la misma olla y con suficiente agua hasta que estén blandas.

– Posteriormente, en una olla grande se mezcla el arroz, el hogao (reservando aproximadamente una taza), las carnes con el líquido en el que se cocinaron y se agrega consomé de pollo suficiente para que la consistencia quede asopada. Se agrega el resto de los vegetales y se deja cocinar. Se puede agregar más caldo si se observa que el arroz se seca demasiado.

– Después de unos 20 minutos de cocción, se puede agregar la papa picada en rodajas y parte del cilantro; se agrega más consomé y se deja cocinar por otros 20 minutos a fuego lento. Una vez que el arroz queda en su punto, tanto en su cocción como en la consistencia de la preparación, se sirve.

Ahora, vamos a la mesa

En un plato hondo, se coloca en el fondo una cucharada de hogao, sobre el que se sirve el arroz y se finaliza con cilantro por encima. Se puede acompañar con patacón, tajadas de plátano frito, aguacate e, incluso, rodajas de huevo duro. ¡Uhmmm!